martes, 16 de julio de 2013

Héroes Blindados: Dirk J. Vlug, destructor de tanques japoneses




Vlug, Dirk John. Un nombre, un rostro de un joven estadounidense que sirvió en la 2ª Guerra Mundial. Es muy poco probable que los europeos hayamos oído hablar anteriormente a la aparición de este extraordinario héroe de guerra en las páginas de este libro. Por lo tanto lanzamos la obligada pregunta, ¿quién es Dirk John Vlug? John es un héroe de guerra, un auténtico Héroe Blindado de la 2ª Guerra Mundial y por lo tanto merece un sitio de honor entre estas páginas, siendo uno de los soldados aliados que más tanques destruyó durante la 2ª Guerra Mundial.

Efectivamente, Vlug no es un tanquista, sino un soldado de infantería, pero el arma de infantería está tan relacionada con el tanque que el lector se encontrará a lo largo de estas páginas a a los mejores destructores de tanques de la Historia de cada bando. Vlug es uno de los mejores en el bando aliado y por lo tanto es de justicia que rememoremos la épica y la gloria de sus acciones en el campo de batalla.


[...] Parece que estaba cansado de la vida civil, pues se alistó voluntario en Grand Rapids, en el estado de Michigan en abril de 1941, es decir, meses antes de que Estados Unidos entrara de lleno en la 2ª Guerra Mundial por el ataque japonés a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941. Sabemos que un poco más tarde pasaría sería ascendido a soldado de primera clase. [...]


La acción más importante por la que Vlug pasaría a los Anales de la Historia Militar tendría lugar el 15 de diciembre de 1944 en la isla de Leyte, Filipinas, en un intento por parte de los americanos de expulsar definitivamente a los japoneses de aquel archipiélago.   

15 de diciembre de 1944. Una barricada en una de las carreteras de Leyte. [...]

Todos los pensamientos desaparecieron cuando comenzó a oír gritos en japonés y el ruido inconfundible de varios tanques. Dirk echa un vistazo y ve varios tanques japoneses dirigiéndose hacia su posición:

-          ¡El infierno hermano!

[...] Levanta su trasero del lugar donde estaba sentado y cogió su bazooka y seis proyectiles y salió corriendo para buscar una buena posición de tiro. Va a darles la bienvenida que se merecen. Salta por encima de los sacos de tierra y de la posición defensiva americana mientras sus compañeros le observan cómo se coloca delante de la carretera. ¿Está loco? Cruje el cuello hacia la derecha, y coloca el bazooka sobre su hombro con una sola mano. Cara a cara contra el primer tanque. Le pega una gran calada al cigarrillo y dispara. ¡Booom! El primer tanque japonés es envuelto de una gran bola de fuego.

De pronto se abre la escotilla del tanque destruido y aparecen varios japoneses. Uno de ellos sale gritando en japonés:

-          ¡Te voy a matar hijo de puta!

El japonés comienza a salir con rapidez del tanque en llamas, espada samurái en mano y con una bandana donde se puede ver el sol naciente japonés. Capullo. Vlug no puede evitar el sonreír, mientras con mano libre coge la pistola Colt .45 1911 que tiene en la pistolera del muslo y dispara al japonés entre los ojos. [...] Se oye una poderosa risa de Vlug y este con un rápido movimiento dispara un nuevo cohete al primer tanque poniéndolo totalmente fuera de juego.

[...] . El nuevo disparo impacta en la Santabárbara del tanque japonés que explota en una impresionante bola de fuego al estilo de las mejores películas de Hollywood. Vlug se apoya en el bazooka, ya vació. Vaya mierda. Tengo que encenderme otro cigarrillo y me he dejado la cajetilla en la garita. Aquí por fuego no será…

Vlug ganó la medalla de Honor del Congreso.

lunes, 15 de julio de 2013

Héroes blindados: Un resumen del caracter de Kurt Knispel


Estimados amigos,

     Esta noche quiero rendir homenaje, una vez más, al mejor as tanquista de la 2ª Guerra Mundial, Kurt Knispel. El 99% de los aficionados de la 2ª Guerra Mundial no saben nada de la figura de este héroe de guerra alemán, salvo que  no ganó la Cruz de Caballero y su famosa anécdota defendiendo a un prisionero de guerra que tantas veces se ha comentado.

     En esta ocasión quisiera dejar un fragmento de mi obra sobre HÉROES BLINDADOS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, en la que el mejor amigo de Knispel nos comenta datos importantes sobre su forma de ser y su personalidad. Quizás estas palabras os ayuden a entender un poco mejor la figura de este extraordinario héroe de guerra, olvidado por la Historia, olvidado por su país pero recordado por este historiador militar.

"Como persona Knispel siempre estaba dispuesto a ayudar a los demás sin esperar nada a cambio. Compartía siempre su comida y bebida con sus camaradas, y si era necesario, su última camisa. Era alegre y sincero y todos teníamos ese extraño sentimiento de que si él luchaba con nosotros durante un ataque o una defensa, a la izquierda, a la derecha o  en vanguardia estábamos seguros. Nunca abandonó a nadie, sin importar la situación.  Lo demostró en multitud de ocasiones poniendo su vida en peligro en aquellas misiones. Había en nuestras tres compañías del 503º Batallón Pesado Panzer grandes personalidades […]. Knispel los superaba a todos ellos, no solo en el batallón, sino a todos los del ejército alemán. En todo el Ejército alemán no hubo nadie que no consiguiera aquel número de victorias sentado detrás del cañón de un tanque. Todos los tanques citados fueron confirmados. El éxito de Knispel era sencillamente insuperable. Era un artillero que hizo su trabajo lo mejor que pudo. Cierto que al final se convirtió en comandante de carro [...] . Ahora tenía la responsabilidad de cuidar de su tripulación y es algo que se tomó muy en serio. Pronto quedó más que demostrado que como comandante era excepcional y sabía perfectamente lo que tenía que hacer, incluso aunque tuviera que desoír las órdenes.  [...] ”.
 
     Sin duda Knispel es otro de esos héroes de guerra desconocidos recordado únicamente por su importante gesta, olvidando a veces, que detrás de la gestas heroicas que tanto nos gusta leer en los ensayos de la 2º Guerra Mundial, había un ser humano único que perdió la vida días antes del fin de la guerra.
 

martes, 9 de julio de 2013

Héroes Olvidados XIII: Walter Kniep, el 4º as blindado de la 2ª Guerra Mundial

Estimados amigos,

     Esta noche quiero rendir homenaje a uno de los héroes más brillantes de la 2ª Guerra Mundial a bordo de un StuG-III, de hecho el mejor comandante de Stug III de la Historia. Es un nombre que a muchos no les sonará para nada, Walter Kniep.



     Kniep fue un oficial de alta graduación de las Waffen-SS, y es quizás porque no comandaba uno de los peligrosos y legendarios Tiger por lo que nadie hable de él, pero destruyó más de 100 tanques durante la 2ª Guerra Mundial.

      Añado un breve fragmento del inicio de su biografía en mi libro a este respecto:

Kniep, Walter. Tal y como pasa en el futbol cuando vemos la televisión solamente se habla de los tres equipos de turno: Real Madrid, Futbol Club Barcelona y el tercero que puede ser un equipo que esté despuntando ese año o que sencillamente esté tercero en la tabla. De los demás, a pesar de que realicen grandes partidos ese fin de semana no se oye ninguna noticia. Algo más o menos parecido ocurre con los ases tanquistas alemanes de la 2ª Guerra Mundial. Cuando abres un libro que hable de ellos siempre te encontrarás lo mismo: Kurt Knispel, Michael Wittmann y Otto Carius. Los tres más famosos y los ocupan las portadas de todas las publicaciones. ¿Pero qué pasa con el cuarto de aquellos héroes de guerra que consiguió destruir más de 100 tanques enemigos?

El cuarto en esa lista es Kniep, Walter por lo que sus acciones y fama han quedado ensombrecidas por las figuras de los tres gigantes anteriormente mencionados. Walter nació el 13 de diciembre de 1909, en el este de Prusia (actual Polonia), en la ciudad de Lorenzen. Hijo de padres alemanes vivió siendo un niño el final de la Primera Guerra Mundial y como su tierra natal era apartada de la gran Alemania. Prusia y Alemania quedaban separadas por una gran franja de tierra llamada el corredor polaco, que garantizaba así la salida de Polonia al mar del Norte. Esto fue considerado por una traición por parte de los alemanes, y muy seguramente los padres de Walter Kniep y su entorno plantaran esta idea en la cabeza de futuro oficial tanquista.

      Apenas hay datos de su biografía, a pesar de ser uno de los Caballeros de la Cruz de Hierro. Tendría un trágico final, pero escribió en oro su biografía en la Historia Militar. Ha sido difícil, pero puedo decir que forma parte de los HÉROES BLINDADOS DE LA 2ª GUERRA MUNDIAL, y he tenido la oportunidad de rendirle el homenaje que se debe a este desconocido y olvidado héroe de guerra en mi última obra.



lunes, 8 de julio de 2013

Héroes blindados: El coraje de Kurt Knispel.



Estimados amigos,

     De nuevo os traigo un nuevo fragmento de la biografía de Kurt Knispel. En esta ocasión utilizamos como referencia las Memorias de uno de los oficiales con los que sirvió a bordo de un Panzer IV como artillero, el oficial Alfred Rubber. 
Panzer IV rodeado por la nieve.
 

Pero antes, quiero poner a los lectores en antecedentes: Invierno en Rusia, 1942. 20 o 30 grados bajo cero. Quizás más. Un río, ha nevado bastante... hay que vadearlo con el tanque... ¿Qué haremos?
 
<Recuerdo que una vez llegamos a un afluente del río Volkhov. En aquella época tenía el caudal bastante alto. Nuestro tanque solamente no podía vadear profundidades de más de un metro, y si el agua era más profunda el tanque queda fuera de acción, más con el terrible frío que hacía. Recuerdo que Kurt simplemente se quitó los pantalones y se metió en el agua con un palo para medir la profundidad, buscando la zona menos profunda para que cruzáramos con el tanque. Si no lo hubiéramos hecho así habría entrado agua por los tubos de escape y el tanque habría quedado fuera de combate. Cuando Knispel salió del agua estaba casi de color azul, medio congelado. Sin embargo, con su increíble y heroica acción había salvado nuestro tanque.  […] Un cuarto de litro de ron, té caliente y mucho movimiento, fue lo que Kurt Knispel necesitó para salir sin problemas de aquello, aunque su constitución de oso también ayudó. En general, tuvimos mucha suerte durante aquella etapa de la guerra>.
 
 
Río helado, quizás como el que se encontró Knispel.
 
Desde luego hay que ser todo un valiente para atreverte a realizar la misma acción que Kurt Knispel. Hasta en los momentos más pequeños uno puede ver la madera de la que están hechas las personas, y esta pequeña anécdota nos refleja lo que Kurt Knispel fue: un héroe.
 

domingo, 7 de julio de 2013

Héroes tanquistas II: La primera hazaña de Kurt Knispel




Estimados amigos,

     De nuevo he vuelto a escribir la biografía más completa escrita hasta el momento en castellano de otro gran tanquista, en este caso del mejor de todos: Kurt Knispel. A este famoso tanquista se le conoce por ser el mayor as de la Historia Militar a bordo de un tanque. Pero, ¿sabías que su primera acción de guerra donde demostró su valía en la destrucción de un tanque no utilizó ningún carro de combate? ¿Cómo lo hizo? No te pierdas este extraordinario documento que ve la luz por primera vez en la Historia en nuestro idioma (fragmento de la biografía de más de 30 páginas dedicadas a Kurt Knispel en mi última obra HÉROES BLINDADOS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL):
 
Cuando esto ocurrió otros 4 T-34 aparecieron rumbo a las posiciones enemigas. ¿Qué hacer? Una pieza anti-tanque disparó su última bala, noqueando al primero de los tanques. Los otros tres continuaron su avance para destruir a los indefensos tanques alemanes.  
 
En este momento es cuando el valor de Kurt Knispel y su madera de héroe hicieron acto de presencia por primera vez. Knispel cogió una mina antitanque la cual armó con sus propias manos. Acto seguido, le dijo a su compañero:
 
Escucha Willi, iré hacía aquel tanque está moviéndose por la derecha. Haz que la infantería enemiga mantenga las cabezas agachadas con nuestra ametralladora.
 
El cabo Willi Schrörs asintió en silencio entiendo perfectamente lo que su sargento tenía intención de hacer.  Dirigió su arma en dirección al cuarto tanque soviético que se aproximaba en su dirección. Justo detrás podía ver el movimiento de las tropas de pie del Ejército Rojo que protegían su avance detrás de la bestia de acero consiguiendo así cobertura.
 
El T-34 disparó en su dirección pero el proyectil pasó por encima de sus cabezas. El T-34 había errado el tiro. En los momentos posteriores, Knispel se dirigió rápidamente a la derecha sin perder ni un segundo más, en dirección a un grupo de pequeños arbustos. Corriendo, Knispel iba moviéndose de cobertura a cobertura, tratando de llegar delante del enemigo.
 
Cuando el T-34 comenzó a moverse de nuevo, este se dirigió directo hacía él.  Knispel deslizó rápidamente la mina en el camino del tanque enemigo y rodó a un lado evitando los disparos enemigos. Entonces se levantó y buscó cobertura en una depresión en el terreno. El T-34 se detuvo y volvió a disparar. Entonces comenzó de nuevo a moverse hacia delante y su oruga izquierda pasó por encima de la mina. La mina estalló con fuerte ensordecedor sonido. La explosión había inutilizado el tanque enemigo. La infantería soviética continuó su avance a pesar del fuego de armas ligeras alemanas. De pronto se oyeron el sonido de otras minas anti-tanque que acababan con los últimos tanques enemigos. Conteniendo el aliento, Knispel se arrastró hasta el agujero de tirado que estaba detrás de la ametralladora alemana.
 
¡Dios mío Kurt, ha sido increíble, has destruido uno con tus propias manos!
Bueno, la mina antitanque también ha tenido algo que ver- bromeó Knispel.
 
 
Modelo de la mina utilizada por Knispel durante la famosa acción.
 
 
 

sábado, 6 de julio de 2013

Héroes blindados: Creighton Abrams


Saludos amigos,

     Hoy hablaremos de un excelente oficial tanquista. Aunque ya tuvimos ocasión de escuchar su historia en una entrega del videoblog, hoy le recordaremos una de sus hazañas de guerra más importantes durante la 2ª Guerra Mundial.

     Pero para conocer a este Héroe de Guerra, o al menos hacernos una idea más o menos de su capacidad como oficial, recurrimos a una cita del mismísmo general Patton:

«Yo soy el mejor comandante de blindados
del ejército americano, pero tengo un igual, "Abe" Abrams.»
 
 
Dicho esto, a continuación un fragmento de la Obra Héroes Blindados de la 2ª Guerra Mundial en la que aparece la biografía completa de este extraordinario Héroe de Guerra:
 
 
 
[...] Su liderazgo no fue pasado por alto pues fue condecorado en dos ocasiones con la Cruz de Servicios Distinguidos (el 20 de septiembre de 1944 y el 26 de diciembre de 1944). Hay que recordar que esta condecoración es la segunda medalla más importante de los Estados Unidos, solamente superada por la Medalla del Honor. Hay que decir que Abrams fue un excelente oficial, y como solamente los grandes militares de la Historia hicieron, se preocupaba en todo momento por sus soldados, y su visión del combate, dotes de liderazgo y rápida acción le convirtieron en un excelente oficial de fuerzas acorazadas.
La primera de estas medallas la obtuvo por su extraordinario heroísmo cuando, liderando el 37º Batallón de Tanques de la 4ª División dos de sus compañías acorazadas fueron flanqueadas y sometidas a terribles bajas por unidades alemanas muy superiores, por lo que dichas unidades quedaron completamente desorganizadas. Nada más ser informado de la situación, Abrams decidió comandar él mismo un ataque para salvar las unidades que aún sobrevivían, liderando el mismo el ataque en el tanque de comandancia. El ataque fue rápido y demoledor y el resto de sus tanques pudo socorrer a las unidades acosadas, además de reorganizar a las compañías acorraladas. Los alemanes, en la huida, dejaron atrás gran cantidad de suministros que fueron capturados por los hombres de Abrams. [...]
 
 

 




 



miércoles, 3 de julio de 2013

Anécdotas Heroicas: Como descubrir a un espia alemán. Otto Skorzeny

Estimados amigos,

     Hoy dedicamos nuestra entrada a nueva anécdota histórica que tiene como protagonista a uno de los personajes más carismáticos y con una biografía digna de una película: Otto Skorzeny, jefe de las Operaciones Especiales de la Alemania del Tercer Reich durante la 2ª Guerra Mundial y, apodado por los aliados: "El hombre más peligroso de Europa".

Una de las fotos de Otto "Cara Cortada" Skorzeny

     En esta ocasión voy a hablar de algunas de las anécdotas que ocurrieron durante la llamada "Operación Grifo", operación creada para crear la confusión entre las filas americanas durante la Batalla de las Ardenas. Se eligió a los mejores soldados que hablaban alemán y estuvieron en campamentos de prisioneros, conviviendo con prisioneros americanos para aprender como hablaban y aprender sus "expresiones" más habituales: gang. 

      El caso es que estos hombres se vistieron con el uniforme americano, pero llevando el uniforme alemán, para que, en caso de ser capturados no les fusilaran por espias al llevar solamente el uniforme enemigo. Tenían como objetivo crear disensión y confusión entre las filas americanas, por lo que se les dio Jeeps capturados y listo.

     Un jeep, cuatro plazas: ¿cuantos hombres deberían ocupar cada jeep? Pues en la mentalidad alemana era muy fácil: ¡¡pues 4 por supuesto!!

Jeep americano de la 2ª Guerra Mundial protagonista de esta anécdota.

     Pues listo, varias decenas de jeeps con 4 falsos soldados americanos se infiltraron entre las lineas americanas. El problema es que estos jeeps inmediatamente llamaron la atención de los americanos verdaderos que se encontrarían con él. ¿Por qué? Por algo que los alemanes habían pasado por alto: los jeeps en el ejército americano eran tan, tan numerosos que siempre eran usados por dos soldados como máximo. Es por eso que si una patrulla americana veía un jeep con cuatro soldados, ya era algo que llamaba al menos la atención. De esta forma tan estúpida, los soldados alemanes de Otto Skorzeny fueron capturados y ejecutados por espias, a pesar de llevar el uniforme alemán.

       Esto nos demuestra que incluso un detalle con tan poca importancia como el número de personas que deben (o no) de ir en un vehículo es importante en las misiones de espionaje.





martes, 2 de julio de 2013

Entrevista a José A. Márquez Periano.

Estimados amigos,

      Mis amigos de Ojo al Dado me han realizado una nueva entrevista, en esta ocasión centrándose principalmente en mi faceta de Historiador, por lo que os recomiendo desde aquí que escuchéis si os apetece, porque es una entrevista llena de datos curiosos.




     Sin más dilación os dejó aquí el enlace:


*Concretamente es la primera parte de la entrevista.


lunes, 1 de julio de 2013

Héroes Olvidados XI: El soldado de infantería y los tanques

Estimados amigos,

     Hoy quiero recordar el papel, una vez más, de los soldados de infantería y su relación con el arma blindada. Es un fragmento de la obra HÉROES BLINDADOS DE LA 2ª GUERRA MUNDIAL.




La Segunda Guerra Mundial. La maldita Segunda Guerra Mundial. La tan interesante Segunda Guerra Mundial. El periodo más devastador de la humanidad nos sigue atrayendo, como una polilla que se dirige hacia la luz más cercana. Pero no nos equivoquemos, la Segunda Guerra Mundial mostró a toda la humanidad lo peor del ser humano.

Cuando el ser humano piensa formas mejores de destruir a sus enemigos en los campos de batalla logra despertar su creatividad durante los largos conflictos, y la última gran guerra mundial es el mejor ejemplo. ¿Cuantos ingenios fueron creados durante la última guerra que destruyó 55 millones de vidas? Desde luego unos cuantos:: el helicóptero, los fusiles de combate, los aviones a reacción, la bomba atómica...

Uno de aquellos inventos fue el tanque. Bien es cierto que surgió en los coletazos finales de la Primera Guerra Mundial, pero su perfeccionamiento como pieza indiscutible ocurriría en la Segunda Guerra Mundial, así como su decadencia. Hoy todo el mundo sabe que un millón de tanques no sirven de nada si no cuentan con el determinado apoyo aéreo, pero esa es otra cuestión.

El haber escrito este libro me ha servido para reflexionar una vez más sobre aquellos que pilotaron, condujeron y murieron dentro de estas bestias de metal. Bestias de metal, máquinas de acero de decenas de toneladas. La personificación de la muerte en el campo de batalla, y en su interior personas, muchachos en la mayoría de los casos. Seres humanos.

Algunos de esos seres humanos sobrevivieron a los horrores de la guerra y he hablado con los que hoy sobreviven y ha compartido sus recuerdos conmigo.

Incluso los que ya duermen el sueño de los justos estuvieron presentes mientras escribía sus biografías. Viejas sombras que me ayudaban a perfilar lo que es el mejor libro publicado jamás por un autor español sobre héroes blindados de la 2ª Guerra Mundial.

Pero ese no es mi reflexión, sino un logro. Mis pensamientos están con los que combatieron al lado de los tanques, al pie de la trinchera, ocultos detrás de los tanques, apoyando el avance de sus blindados, protegiendo sus flancos, o muriendo junto a ellos cuando estos explotaban: el soldado.

Sin el soldado el tanque no hubiera tenido razón de ser, por lo que quiero aprovechar las últimas líneas de esta obra para reivindicar su figura. No fui yo quien llegó a esta conclusión, sino que han sido las memorias de todos estos héroes que ya no están y las entrevistas y charlas con los que sí han hablado conmigo. Pregunté a Otto Carius en la última entrevista que me concedió:

 
«¿Vio alguna acción de guerra que fuera digna de una Cruz de Caballero
y que haya sido totalmente olvidada por la Historia?»


Los ojos de aquel héroe de guerra, azules como el mar, rodeado por la arrugas de la experiencia se clavaron en mí. Su voz, ronca por el paso de los años , responde:

 
«Los Panzergranadier… ellos sí que son los auténticos héroes…
sin ellos mi tanque habría sido destruido en muchas ocasiones…»


Y efectivamente, es el soldado de a pie finalmente el olvidado, del que ya nadie se acuerda. ¿Cuántos cientos de miles de soldados pudieron perecer al lado de los tanques, defendiéndolos o atacándolos? Sin duda, muchos.



 
José A. Márquez Periano.
1 de Julio de 2013