lunes, 28 de septiembre de 2015

- Rememorando XLV: Cooper, el único británico condecorado por los nazis -


Volvemos a recordar una de las entradas más populares sobre Héroes extranjeros. Francamente cuando escribí mi libro "Extranjeros de la Cruz de Hierro" jamás pensé que me iba a encontrar a un británico condecorado por el ejército alemán durante la 2ª Guerra Mundial. Pero así fue, indagando, indagando... conseguí encontrar y reconstruir la vida de Thomas Haller Cooper, el único británico condecorado por el ejército alemán durante la 2ª Guerra Mundial. Hoy hablamos de algunos datos curiosos de su biografía  brevemente, aunque no obstante recordad que podéis elegir el tener dicha biografía completa (seguramente la más completa jamás escrita en castellano) de este héroe de guerra como recompensa siendo Patrocinador de este blog. ¡Y todo desde un dólar! No  te olvides de visitar para más información y descubrir más sorpresas exclusivas: www.patreon.com/heroesdeguerra


Recuerda que YA puedes ser Patrocinador de este blog y recibir sorpresas muy especiales, ¡y todo desde un dólar! ¡Apúntate! No olvides visitar: www.patreon.com/heroesdeguerra

Cooper, Thomas Haller, nació el 29 de agosto de 1919 en la pequeña ciudad inglesa de Chiswick. Thomas era hijo de un fotógrafo y comerciante artístico, mientras que su madre Anna Maria, era alemana. Sus padres se conocieron en Berlín cuando Cooper padre trató de establecer un negocio en la capital alemana hacia ya algunos años. 

Cooper, gracias a su madre, hablaba fluidamente alemán. Tras ponerse en contacto con la Organización Alemana de Intercambio Académico se le ofreció un puesto como traductor en una oficina de Stuttgard, durante el verano de 1939, por lo que decidió aprovechar la oportunidad y marchar a Alemania. 

La guerra le  sorprendió en Alemania y fue arrestado el 3 de septiembre por la Gestapo, pues tenían sospechas de que era un espía inglés. Sería liberado poco después al poder certificar que su madre era una alemana de sangre pura, aria, y que por lo tanto él pertenecía a la raza "alemana", lo que las nuevas leyes raciales llamaban un Volksdeutsche (Literalmente "Miembro del pueblo alemán").

Sin tener muy claro que hacer y dado que no podía regresar a Inglaterra, se ofreció voluntario para formar parte del ejército alemán, y contra todo pronóstico fue aceptado en el ejército. Comenzó su formación como soldado de infantería, pero el 1 de febrero de 1940, aún sin haber terminado su instrucción, se le ordenó regresar a Berlín y permanecer en los barracones militares llamados Lichterfelde, que eran muy conocidos, pues aquel lugar era la cuna de las unidades de las SS más famosas, la Leibstandarte Adolf Hitler. Allí se le ordenó formar parte de dicha unidad, pero Cooper rechazó el honor al afirmar que su padre se había alistado en las Fuerzas Británicas, y que por lo tanto no se veía "capacitado moralmente" para servir en las SS. Ante su negativa, fue arrestado y tras pasar algunas noches en prisión decidió finalmente servir en las Waffen-SS dado que ya no tenía nada que perder. 

En julio de 1940 fue trasladado a la 8ª Compañía del 5º Regimiento de Infantería llamado Totenkopf, con sede en la ciudad de Oranienburg que está situada al norte de Berlín. Su función principal sería ayudar a entrenar a reclutas en el uso de ametralladoras pesadas.

Mantuvo su puesto como instructor hasta febrero de 1941, fecha en la que fue enviado a Plock, cerca del río Vistula, en Polonia. Fue ascendido a SS- Rottenfuhrer (Sargento), y fue enviado a la Escuela de Suboficiales de las SS en Lauenburg, en Pomerania, para recibir el correspondiente entrenamiento hasta mayo de 1941.  Después de su entrenamiento fue enviado a una pequeña unidad situada en una pequeña base de entrenamiento en Debica, cerca de la ciudad polaca de Krakow donde realizó labores de administración y seguridad. Debido a su hoja impecable de servicios fue ascendido de nuevo a SS-Unterscharfuhrer (Alférez) en noviembre de 1941. 

Poco después combatiría en el Frente Ruso con desigual fortuna. Desconocemos los lugares en los combatió. Sabemos que fue gravemente herido en ambas piernas por soldados soviéticos en febrero de 1943 por lo que fue cargado por sus hombres y enviado a la ciudad de Schablinov, desde la que sería evacuado a través de Narva y Riga hasta Bad Muskau, una pequeña ciudad en territorio alemán. Por su acción de guerra sería condecorado con la Medalla de Herido en Plata, siendo uno de los británicos en ser condecorado por los alemanes.

Aunque no fue nunca condecorado con ninguna Cruz de Hierro, no hay duda que fue un idealista incomprendido, afortunadamente, por sus compatriotas… aunque años después la Guerra Fría le daría parte de razón, pero eso, es otra historia.

lunes, 21 de septiembre de 2015

- Anécdotas de la 2ª GM IV: El detonador alemán de la bomba atómica americana-



Mucho se ha dicho sobre el famoso proyecto Manhathan de los americanos y como estos pudieron detonar la bomba atómica en los Alamos y posteriormente lanzar las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki para acabar con a resistencia de Japón, y así con la 2ª Guerra Mundial. ¿Pero sabías que los detonadores de la primera bomba atómica eran alemanes? ¿A qué se debe esto?

Pues vamos a explicarlo a continuación con detalle pero antes os recuerdo los sítios donde podéis seguirme y hablar conmigo, ¡o lo que queráis!

- Mi cuenta de Twitter.


Recuerda que YA puedes ser Patrocinador de este blog y recibir sorpresas muy especiales, ¡y todo desde un dólar! ¡Apúntate! No olvides visitar: www.patreon.com/heroesdeguerra

En los coletazos finales de la 2ª Guerra Mundial estaba claro que Alemania iba a perder la guerra. Eso no significaba que aún no pudiera ayudar a Japón con algunos de los ingenios bélicos y secretos que los científicos alemanes habían conseguido en su desarrollo militar durante tantos años de combate.

Es por eso que en cierta parte se preparó un submarino cargado con los últimos adelantos alemanes para tratar de dar ventaja a los japoneses sobre sus enemigos los americanos. Es por eso que el famoso submarino, el U-boot U-234, se prestó para tal misión.

Dentro del mismo se cargaron dibujos técnicos, algunos de los nuevos torpedos eléctricos que los alemanes habían desarrollado, un avión a reacción Me 262 desmontado, entre 500 y 600 kilos de óxido de uranio (según varios investigadores) y una muestra de un invento realizado por un famoso científico/ingeniero alemán llamado Manfred von Ardenne, una de las mentes más brillantes de la Alemania de Hitler del que podríamos hablar largo y tendido. Pues bien, según varios investigadores el ingenio de Ardenne consistia en un detonador de sistema supercentrífugo que consiste en varios tubos de 10 a 15 centímetros de diámetro que giraban a unas 30.000 revoluciones por segundo que ayudaban a conseguir la explosión de una hipotética bomba nuclear.


Según algunos estudiosos varios de estos cilindros junto a los 600 kilos de óxido de uranio fueron capturados por los americanos el 14 de mayo de 1945, dado que el capitán del submarino decidió rendirse al finalizar la 2ª Guerra Mundial. 


- El U-234 en el momento de su captura -


Se mantuvo el secreto de sumario durante muchos años y varios investigadores apuntan a que no mucho después la primera bomba nuclear explotaba en los Alamos, quizás gracias a ese uranio adicional entregado por el U-234 (que suponían que equivaldría a un 20% del total de uranio para una bomba atómica de la época). Aunque oficialmente los americanos no reconocen la utilización de los cilindros de von Ardenne por primera vez en la década de los 60, es curioso ver como la Unión Soviética ya contaba con ellos desde 1946... es decir, en el momento en el que von Ardenne hizo ojitos a las autoridades soviética para trabajar a su disposición, po lo que es muy, muy probable que los americanos realmente utilizaron esos prototipos del disparador que iban en el U-234 y que pertenecían a von Ardenne.

viernes, 18 de septiembre de 2015

- Horrores de la 2ª Guerra Mundial: El bombardeo de Dresde -



Hoy vamos a recordar uno de los episodios más oscuros en la 2ª Guerra Mundial y más concretamente en el territorio europeo. Mucho se hablan de las V-1 y las V-2, además de las cientos de bombas lanzadas contra suelo inglés, además de las abominables bombas atómicas lanzas sobre Hiroshima y Nagasaki.  Pero estos hecnos no fueron ni de lejos, los bombarderos más mortíferos de la 2ª Guerra Mundial. Hoy hablaremos del bombardeo de Dresde en el que perecieron más de 100.000 personas en una acción aliada.


Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @LordDenne o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:



Recuerda que YA puedes ser Patrocinador de este blog y recibir sorpresas muy especiales, ¡y todo desde un dólar! ¡Apúntate! No olvides visitar: www.patreon.com/heroesdeguerra

Corría el año de 1945, era mediados de febrero y muchos alemanes tenían ya puestos sus ojos en el final de una guerra que parecía pronlongarse demasiado. El pueblo de Adolf Hitler sabía perfectamente a esas alturas que la guerra estaba totalmente perdida. El avance imparable de las fuerzas soviéticas por el este y el empuje de las fuerzas aliadas a través Francia e Italia parecia imparable. Era cuestión de tiempo que los alemanes pudieran por fin respirar aliviados y no tendrían que esconderse debajo de los búnkeres civiles para evitar las bombas aliadas, dado que los americanos bombardeaban las ciudades alemanes y los británicos de noche. 

Existe la errónea idea de que la perla de "Dresde" no había sido bombardeado hasta aquellas fatídicas fechas de febrero de 1945, hecho totalmente incierto, dado que la ciudad alemana fue objeto de varios bombarderos a lo largo de 1944 y de enero de 1945. La ciudad era la 7ª ciudad más grande de Alemania, además de tener un importe núcleo industrial y tener uno de los núcleos militares más importantes y grandes de Europa. Además la ciudad contaba con ciertas defensas antiaéreas (y con nula protección aérea dado  que los cazas alemanes, unos 30, apenas tenían combustible para poner surcar los cielos). El asunto es que los bombardeos aliados anteriores y el lento, pero constante, envio de refuerzos y piezas antiaéreas al Frente Oriental había debilitado enormemente la defensa de la ciudad.

La ciudad quedó en parte sentenciada en la Conferencia de Yalta de principios de febrero de 1945 en la que los soviéticos solicitaron ayuda aliada para destruir la última ciudad que estaba en condiciones de ayudar a aglutinar las fuerzas alemanas en aquel frente para un posible contraataque. Además tenía una gran cantidad de fábricas, unas 110, en torno a la ciudad.

De esta forma los aliados atacaron la noche del 13 al 14 de febrero de 1945 en dos oleadas y otros dos atanques diurnos el 14 y el 15 de febrero. En total sobrevolaron los cielos de Dresde en aquellos 4 ataques un total de 1705 aviones lanzando sobre la ciudad un total apróximado de un millón de bombas de diferente peso. Sí, has leído bien. un millón de bombas.

La ciudad estuvo ardiendo durante varios días y la mayor parte de la ciudad quedó completa arrasada. Los cuerpos ennegrecidos se amontonaban entre los escombros y muchos que se ocultarón en los búnkeres tratando de buscar protección murieron a causa del humo producido por los incendios producidos por las bombas incendiarias. Para hacernos una idea de la posible magnitud de los hechos, la ciudad decía tener un total de unos 640.0000 habitantes en 1939. A estos habitantes se le unieron un total de unos 200.000 refugiados y unos 70.000 obreros que trabajaban en las más de 100 fábricas de la periferia de la ciudad y miles de soldados heridos congregados en la ciudad, dado que muchos de sus edificios se habían convertido en improsivados hospitales.


En el mapa de más arriba aparecen en rojo las zonas completamente debastadas por el fuego. Como se puede apreciar el casco antiguo fue completamente arrasado.  Tras este atento llegó la desagradable tarea de cuantos muertos pudieron morir en aquella terrible matanza indiscriminada por parte de los bombarderos americanos y británicos contra una ciudad que prácticamente estaba indefensa. En total, los historiadores barajan un total de uno 22.000 a 40.000 victimas. Ahora bien, observando el mapa  y algunos de los testigos directos, ¿realmente creéis que pudieron morir tan pocas personas en una ciudad tan superpoblada? Recordemos, 640.000 habitantes, unos 70.000 obreros y unos 200.000 refugiados, sin contar con una cantidad desconocida de soldados heridos. Francamente, las cifras barajadas por los historiadores teniendo los datos en la mano y viendo los efectos de las bombas en el mapa resultan bastante pocas. Otros historiadores más heterodoxos fijan las cifras de muertes entre 100.000 y las 140.000 personas, unas cifras que muy posiblemente se aproximen más a la realidad. Obviamente es un dato que por desgracía nunca se sabrá, pero que sin duda fue una de las mayores atrocidades producidas contra una ciudad alemana durante la 2ª Guerra Mundial

miércoles, 16 de septiembre de 2015

- Horrores de la 2ª Guerra Mundial: El peor destino para un prisionero alemán -


Hace bastante tiempo que no subía ningún artículo original en el blog por falta de tiempo, pero hoy he decidido volver a la carga con una historia que me llamó poderosamente la atención y de la que tenía pendiente escribir desde hace bastante tiempo: el peor destino de un prisionero alemán durante la 2ª Guerra Mundial.

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @LordDenne o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:



Recuerda que YA puedes ser Patrocinador de este blog y recibir sorpresas muy especiales, ¡y todo desde un dólar! ¡Apúntate! No olvides visitar: www.patreon.com/heroesdeguerra


Cuando un soldado alemán era capturado en Frente Oriental por las fuerzas soviéticas francamente su destino era incierto y muy funesto. Muchos soldados y oficiales alemanes, especialmente los oficiales de alta graduación, decidieron suicidarse para el evitar el horrible destino del cautiverio en manos  de los soviéticos.

Pero pongamos por un instante que nuestro protagonista, un soldado del ejército regular alemán ha decidido no suicidarse y tras ser capturado espera encerrado en un campo de prisioneros su próximo destino. ¿Cuál es el peor destino que un soldado alemán podía tener durante la 2ª Guerra Mundial?



Sin lugar a dudas, aparte de ser ejecutado directamente (algo que pasaba con la mayor parte de los miembros de las Waffen-SS que eran capturados) era el ser enviado a Siberia. Pero incluso en Siberia había muchísimas cosas peores que los gulags, y uno de ellos era el ser enviado a la construcción de la carretera de Kolima o Kolymá (Колыма en ruso).

El binóminio de Siberia y Kolima era la muerte asegurada para aquel que recibiera aquel destino. Dicen las fuentes que sobrevivir más de dos años era prácticamente imposible. El 35%-40% de los prisioneros morían el primer año y a final del segundo año el 100% de los prisioneros. Pero el asunto es que... seguían y seguían llegando prisioneros. ¿Y qué hacian esos prisioneros? Trabajar, trabajar en la construcción de una carretera llamada la carretera de Kolima en la parte mas septrentional de Rusa, en la Mongolia Siberiana para construir una carretera de más de 2.000 kilómetros.

Pero ojo, esta zona es una de las zonas que registran algunas de las temperaturas más bajas del año, llegando a recibir temperaturas cercanas a los 75 grados bajo cero. Lluvía, nieve y barro. Un ser humano sin el abrigo necesario apenas se mantendría con vida algunos minutos. Y eso no es todo, imaginaos trabajando en dichas condiciones sin descanso, con una alimentación obviamente paupérrima. 

Esta carretera comenzó a construirse en época Stalinista durante 1932 y no se terminó  (o más bien se dejó de construir dado que no se llegó a finalizar) en torno a 1953. Las condiciones en las que los obreros trabajaban eran, como os podéis imaginar, infrahumanas. El terreno, permafrost en su mayoría y varias otras mezclas de tierra y fango dificultaban enormemente que la carretera se construyera en aquel terreno. Es por eso que unos ingenieros, veteranos de la Primera Guerra Mundial que se encontraban desde los inicios de la construcción de la carretera, dieron con la solución, una solución descubierta en las trincheras de la Gran Guerra. Los huesos humanos junto con la carne podían hacer de una buena argamasa sobre la que construir la carretera y posteriormente asfaltarla, para que así el asfalto se agarrará mucho mejor por el terreno. Así que, ante esta solución tan imaginativa se comenzarón a utilizar los cadaveres de los cientos de miles de muertos que se agolpaban mientras la carretera se construía, dicen, que para extender el comunismo en aquellas remotas regiones y para ayudar al transporte del oro de las minas siberianas. 

Así, esta carretera se llegaría a conocer con el paso del tiempo como la carretera de los huesos. Muchos soldados alemanes fueron enviados a aquellos lares a contruir la maligna carretera. Abajo tenéis un mapa para ubicar la carretera en cuestión (resaltada en rojo).





Aunque los historiadores no tienen los datos 100% confirmados se calcula que unos 100.000-150.000 prisioneros de guerra de la 2ª Guerra Mundial murieron y sus huesos pasaron a formar parte de la carretera para toda la eternidad. Obviamente la mayoría de estos prisioneros eran soldados del eje, en su mayoría alemanes, rumanos y posiblemente italianos y húngaros. 

Hoy en día con la llegada del verano, todo se anega de barro, el agua crece en esta región que hace impracticable el utilizar la carretera (que hoy en día se encuentra en unas condiciones terribles) y muchos huesos aparecen a lo largo de ella. ¿Y cuantos muertos se utilizaron? Los datos son escalofriantes: entre dos y tres millones de personas.


miércoles, 9 de septiembre de 2015

- Espadas de las Waffen-SS V: Günther-Eberhardt, Wisliceny, el eterno soldado -



Ya queda menos para la presentación de mi nueva obra "Espadas de las Waffen-SS" cuya primera parte ya podéis encontrar en Amazon.com (PINCHA AQUÍ PARA COMPRAR LA OBRA EN FORMATO DIGITAL).

Hoy os presento parte de la biografía de Günther-Eberhardt Wisliceny, SS-Obersturmbannführer y comandante del famoso Regimiento de Panzer Grenadier "Deustchland", que formaba parte de la 2ª División Blindada de las Waffen-SS "Das Reich". Resultó herido en multitud de combates debido que siempre combatió en la vanguardia con sus hombres. Además es uno de los pocos oficiales de tan alta graducación que recibió el Broche de Combate Cercano en Oro, nada más y nada menos. Ganador de la Cruz de Caballero con Hojas de Roble y Espadas fue uno de los mejores oficiales de la Das Reich. 

Pero antes os quisiera recordar que ya podéis seguirme en Twitter, soy @LordDenne o a través de Facebook en mi página oficial de "seguidores". Podéis acceder a mis respectivos sitios pinchando aquí:



Recuerda que YA puedes ser Patrocinador de este blog y recibir sorpresas muy especiales, ¡y todo desde un dólar! ¡Apúntate! No olvides visitar: www.patreon.com/heroesdeguerra


Wisliceny, Günther –Eberhardt, nació el 5 de septiembre de 1912 en Regulowken, actual Możdżany (actual Polonia) en la antigua Prusia en el seno de una familia acomodadada dado que su padre era uno de los terratenientes de la zona. Desafortunadamente Günther-Eberhardt Wisliceny es uno de los pocos ganadores de las Espadas de la Cruz de Caballero con Hojas de Roble del que muy poco se sabe en sus años anteriores a su unión a las futuras SS.

[...] Sabemos que no muy tarde, el 18 de Marzo de 1933 se alistó voluntarios en las SS-Stabswache en Berlín (la unidad que posteriormente sería el germen del regimiento SS-Leibstandarte Adolf Hitler).  Sus primeros ascensos no tardarían en llegar, dado que fue ascendido en dos ocasiones a lo largo de aquel 1933 [...] Fue nombrado nuevamente líder de pelotón en la 8ª Compañía del Regimiento Standarte “Der Führer” con sede en la ciudad de Graz, puesto que mantendría entre el 1 de mayo de 1938 y el 1 de septiembre de 1939. [...]

Su primera acción de combate tendría lugar en los Balcanes en la primavera de 1941 en la que participaría con sus hombres de la 8ª Compañía en la invasión de Yugoslavia que caería en pocos meses bajo el control de los alemanes. Con la misma compañía también participaría en la Invasión de la Unión Soviética, combatiendo prácticamente de forma ininterrumpida en el frente del Este entre 1941 y 1943 tal y como como veremos a continuación. [...]

De regreso en las frías estepas rusas en enero de 1943 Wislizeny probó a su nueva unidad y la resolución de sus hombres en duros e intensos combates en los alrededores de la ciudad de Kharkov. El 20 de abril de 1943 fue ascendido a SS-Sturmbannführer (curiosamente nuevamente en la fecha de cumpleaños de Adolf Hitler) y muy pocos días después fue condecorado con la Cruz Alemana en oro por el arrojo de sus hombres en los combates que sus hombres mantuvieron en las batallas y escaramuzas en torno a la ciudad anteriormente mencionada. Aunque parecía que el frente había quedado estabilizado en torno a Kharkov [...] La mañana del 5 de julio de 1943 él y sus hombres fueron sobrepasados por unidades blindadas soviéticas, y fueron rodeados por blindados e infantería. Lo que siguió a continuación es algo que muy pocas fuentes han recogido o bien sencillamente se ha omitido en los libros de historia dado que representa la crueldad de la 2ª Guerra Mundial en su máxima expresión. Los hombres se vieron envueltos en una “pelea de perros” cuerpo a cuerpo en la que alemanes y soviéticos combatieron con todo lo que tenían a mano como bayonetas, cuchillos, palas, picos o cualquier arma de mano, dado que los combates se produjeron cuerpo a cuerpo, mientras que soviéticos y alemanes combatían alrededor de las trincheras los tanques soviéticos pasaban por encima de ellos, aplastándoles, mientras que otros soldados alemanes, los pocos que aún podían estar libres y no estar acosados por otras unidades en combates cuerpo a cuerpo intentaban destruir con granadas los tanques que disparaban contra alemanes y soviéticos indiscriminadamente. [...] Obviamente las hazañas realizadas el 5 de julio y en las batallas subsiguientes no pasaron desapercibidas por sus superiores, por lo que fue condecorado con la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro el 20 de julio de 1943. [...]

Al recibir el mando del regimiento fue traslado a Francia, donde sus hombres ejercían como fuerza de ocupación. Participaría en la famosa Batalla de Normandía contra fuerzas aliadas. Especial mención tiene el enfrentamiento que tuvo contra la 30ª división americana que a la que causó bastantes bajas.[...]